Crema de coliflor y zanahoria

Presentación principal de la crema de coliflor y zanahoria
La crema de coliflor y zanahoria es una preparación de consistencia más suave y cremosa que un puré de verduras, es muy saludable y completa. Se puede tomar tanto fría como caliente (dependiendo de la época del año). Es ideal para dietas hipocalóricas y nos aporta muchos nutrientes.
Por María Ángeles Fernández
23 de abril de 2021
Recetas con coliflor Recetas de cremas y purés Recetas de verduras

Las cremas son un recurso rápido y muy rico como primer plato. Son una opción estupenda para tomar de cena porque nos aportan pocas calorías y no nos vamos llenos a la cama, lo que también nos favorece al conciliar el sueño. Además, su textura es más ligera que la de un puré por lo que es más agradable al paladar. Su preparación puede ser únicamente con verduras o se le puede añadir algún lácteo (tipo nata, queso, crema fresca…), aunque a mí particularmente no me gusta, pues prefiero un sabor a verduras más auténtico. No es un requisito indispensable para que sea una crema.

Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 10 minutos
  • Tiempo de cocción: 15 minutos
  • Tiempo total: 30 minutos
  • Raciones: 8
  • Categoría: entrante o plato principal
  • Tipo de cocina: internacional
  • Calorías: 40 kcal por cada 100 g

Ingredientes de la crema de coliflor y zanahoria para 8 personas

  • ½ coliflor (aproximadamente 600-700 g)
  • 5-6 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 l de agua
  • Sal
  • Pipas de girasol y de calabaza para decorar
Ingredientes para preparar la crema de coliflor y zanahoria

Cómo hacer la crema de coliflor y zanahoria

Para hacer una crema de verduras rica y sustanciosa, llena de sabor, lo primero que hay que hacer es lavar las verduras. Se pelan las zanahorias, se trocean y se añaden a la olla. Se trocea la coliflor y se añade también a la olla con una cebolla en trozos a groso modo. Ponemos un chorrito de un buen aceite de oliva virgen extra y lo rehogamos unos minutos a fuego medio para que coja un poco de color y se mezclen los sabores. Rehogar las verduras siempre que hacemos un puré o una crema hace que nuestra receta gane mucho en sabor.

Lavar, trocear y rehogar las verduras en la olla para hacer la crema de coliflor y zanahoria

Cuando se haya dorado un poco le añadimos agua hasta que cubra un poco más de la mitad las verduras y cerramos la olla. Hay que tener en cuenta que las propias verduras tienen agua, por eso si le añadimos el agua necesaria o un poco más tendremos los sabores más concentrados.

Dejamos la olla a presión a fuego alto hasta que suba la válvula y cuando suba la dejamos al mínimo el tiempo recomendado por el fabricante para que se cocinen las verduras. En mi caso, en 5-7 minutos está listo.

Abrimos la olla y pasamos las verduras y el caldo a una cazuela alta para triturar. De esa forma nos queda libre la olla a presión por si tenemos que utilizarla para otra preparación o receta. Parte del caldo lo reservamos en un cazo y se lo iremos añadiendo según necesidad. Trituramos las verduras hasta que quede una textura cremosa y si vemos que necesita caldo le vamos añadiendo. Del mismo modo le ponemos una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra en crudo y salpimentamos al gusto para rematar.

Triturar y salpimentar las verduras para hacer la crema de coliflor y zanahoria

Para presentar la crema utilizaremos platos hondos. A la hora de servirla podemos decorar el plato con unas pipas de calabaza y de girasol al natural o tostadas que aportarán un crunch a la receta. También podemos hacer unas tiras de zanahoria y decorar con algunos arbolitos de la propia coliflor cocida. También podemos acompañar con unos picatostes.

Presentación final del la crema de coliflor y zanahoria

Resumen fácil de preparación

  1. Lavar y trocear las verduras para rehogarlas en la olla a fuego medio
  2. Cuando se haya rehogado el conjunto de verduras añadir agua y cerrar la olla a presión para que cuezan el tiempo estimado por el fabricante
  3. Cuando termine la cocción abrir y pasar el contenido a otra cazuela alta para triturar
  4. Reservar parte del caldo y triturar añadiendo caldo según vaya necesitando hasta conseguir una textura cremosa
  5. Añadir un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra en crudo y salpimentar al gusto para rematar
  6. Presentar en plato hondo y decorar con unas pipas de calabaza y girasol
Recetas sin gluten Recetas veganas Recetas con zanahoria Recetas de cenas saludables Recetas con AOVE Recetas con cebolla Recetas de cuchara Recetas veganas de Navidad Recetas de primeros platos