Wasabi, el picante japonés

Plato de wasabi con soja y jengibre
Fotografía cortesía de stu_spivack con licencia CC BY-SA 2.0
Es casi imposible pensar en sushi sin la presencia de esta pasta picante de brillante color verde que debe consumirse con mesura, excepto para los más valientes.
Por Alfredo Álamo
30 de junio de 2016

El wasabi forma parte de la cultura gastronómica japonesa desde tiempos inmemoriales. Se extrae de la raíz de un rábano –el wasabia japonica- debido a sus propiedades antibacterianas y antisépticas, ideales en su día para cubrir y conservar el pescado crudo.

Hoy en día se usa de una manera más limitada, muchas veces como decoración debido a su vibrante color verde, y para dar un toque picante al sushi y al sashimi, aunque es posible encontrarlo como complemento en otros platos. De hecho, su sabor es muy popular y no es raro encontrar diversos snacks recubiertos en wasabi, siendo muy populares los cacahuetes o la soja.

Plato de cacahuetes recubiertos con wasabiFotografía cortesía de William Clifford con licencia CC BY 2.0

El picor del wasabi es fuerte e intenso, pero a diferencia de otros picantes, como el chile o la guindilla, su efecto es rápido, dejando apenas el recuerdo de su sabor, sobre todo en la nariz. Hay que tener en cuenta que en el sushi es típico poner un poco de wasabi entre el pescado y el arroz.

Sin embargo, la producción de wasabi es bastante limitada y su consumo no para de crecer, así que se han buscado sustitutos. Si el wasabi se ha preparado de manera tradicional, rayando la raíz, se denomina hon-wasabi, pero el que conocemos la mayoría de occidentales se prepara a partir de unos polvos hechos de rábano picante y colorante verde.

Raíz de wasabi fresca con la que se elabora el hon-wasabiFotografía cortesía de Antonio Rubio con licencia CC BY 2.0

En el caso de que probéis el hon-wasabi, estaréis de enhorabuena, ya que posee numerosas propiedades beneficiosas para la salud: es antiinflamatorio, ayuda a los problemas de estómago y posee una gran concentración de vitamina C.

Por último, un consejo de etiqueta a la hora de comer sushi y sashimi: el wasabi se añade a la pieza cogiendo una pequeña porción con los palillos. Disolver el wasabi en la salsa de soja roza la mala educación.